El amor de Dios

julio 19, 2017 § Deja un comentario

Some people put their best outside, others keep it inside, Bob Marley

 

La policía

julio 14, 2017 § Deja un comentario

Neptuno entra a la casa de Acuario seguido de una Luna menguando. Sueño del once de julio

moon-2017-07-14-321126555Star_Chart_Screenshot.jpg

Sueño del 26 de abril de 2017

abril 27, 2017 § Deja un comentario

Oso

Oso .jpgEn algún paraje glaciar, a orillas de una costa estrecha flanqueada por una pared de hielo, un oso blanco de gran tamaño encaraba una embarcación de carga. Desde el frente otro oso pequeño era testigo de la imponente invasión de aquel carguero, cuya grúa ahora tenía colgando al oso más grande dentro de una red, con la que éste se iba enredando más a medida que se incrementaba su furia e indignación. El oso pequeño, separado por un estrecho de mar, no terminaba de decidirse en tirarse al agua para ayudar a su desamparado congénere. Sin embargo, otro pensamiento, tal vez producto del miedo o la paciencia, lo detuvo para dejar al destino conjurar su venganza.

F3H 122

Desde una oficina, en un edificio del cruce de la Vía Expresa con Javier Prado, frente al colegio San Agustín, por el lado de San Isidro, veía como una camioneta que se quedaba sin espacio para avanzar invadía el carril de alado, cerrando sin consideración a un « Leer el resto de esta entrada »

Sueño del 27 de Diciembre de 2016

diciembre 27, 2016 § Deja un comentario

We are such stuff as dreams are made on; and our Little life is rounded with  sleep (Shakespeare)

anonimo-aleman

Anónimo alemán

Primero estaba en una fiesta con P y otros amigos. Creo que yo estaba acompañado de Y. Ya estábamos todos bastante borrachos por lo que decidimos irnos. Subimos por unas escaleras en caracol hasta llegar a una explanada de tierra donde estaban estacionados varios autos. Ya era de día, o más bien, ya había empezado a amanecer. El espacio al que llegamos parecía ser como una terraza de una gran montaña; y alrededor de su perímetro había árboles muy tupidos. P y quien lo acompañaba subieron al auto del primero, quien además me ofreció llevarme. Le dije que me quedaría con Y, por lo que partió fastidiado a causa de mi decisión. Nos quedamos un rato más, tal vez a fumar un cigarrillo chino, hasta que repentinamente me encontraba con X en un bello restaurante que parecía ser parte de un gran hotel, muy lujoso y elegante. Los dos caminábamos por algún corredor hasta que nos topamos con un ex novio de X. Pensé que era su último novio, G. Éste era muy alto, le llevaba más de una cabeza a X, vestía de una manera sofisticada bajo un estilo que se conoce como smart. Éste dijo un comentario minimizándome al preguntarle a X  por mí, a lo cual le respondí para ridiculizarlo. Como se sintió ofendido se puso tras X introduciendo su mano dentro de la blusa de X en un acto  más que de provocación, porque pensaba que me quedaría sin hacer nada, si no de restarme importancia. Resuelto decidí agredirlo para darle un escarmiento con el que no se atrevería a volver a dirigirse de ninguna otra manera ofensiva hacia mí. Entré a un almacén en donde cogí un cuchillo de carnicero y un trinche. El primero se lo arrojé sin mucha suerte, pues la posibilidad de que le diera a X disminuyó mis agresivas intenciones. Cuando salí de aquel almacén dispuesto a clavarle el trinche, G se retiraba complacido. Salí tras él, a pesar de que X me dijo que no le hiciera caso. Cuando lo alcancé en la calle, en el momento en el que éste abría la maletera de su automóvil, le clavé un par de veces el trinche, amenazándolo con que no se atreviera a volver a faltarle el respeto a X ni a mí. En ese momento llegó X acompañada de sus sobrinas. Ella les preguntó si querían ir conmigo a la tienda a comprar algo, pero se negaron. Claro, después de lo que te han visto hacer se han asustado, me dijo. Le repliqué que no había problema, que había otras formas de ganarse a los niños. Empezamos a caminar por un parque, atravesándolo por la vereda de cemento que lo cruzaba en diagonal. A medio camino nos encontramos con un pequeño grupo. Era George Bush con quienes parecían ser sus nietos y a los que les estaría explicando algo. Les dije a las sobrinas de X que ese era un reptil. X me miró con cara de displicencia por el aburrimiento que le causaba volver a escuchar el mismo irracional cuento. Sus sobrinas, por el contrario, miraron primero a Bush, después a mí, luego a su tía y otra vez a Bush como sorprendidas e inseguras de creer lo que acababan de escuchar. Bush notó que lo mirábamos por lo que quiso hacer notar su incomodidad observándonos directamente. Luego de percibir su molestia proseguimos nuestro camino.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Sueños en Buenos Dias Playmobil.