Abimael: el sendero del terror

septiembre 23, 2017 § Deja un comentario

978612319188

“Un gran sector de peruanos – en especial aquellos que se suponen tienen formación – han decidido enfrascarse en la guerra civil de las redes sociales denigrándose unos a otros por pasiones sin futuro; y, ocupados en gatillarse likes, posts y tuits cargados de escarnio, creen que la realidad ocurre en esa burbuja artificial y mientras tanto en las calles se cumplen los veinticinco años de la captura del cabecilla senderista Abimael Guzmán Reinoso en medio de una enorme huelga magisterial, y nadie recuerda un dato sombrío: el senderismo, en sus inicios, logró infiltrarse en un sector del magisterio y siete meses antes de su levantamiento ocurrió una huelga de maestros que duró 118 días” Umberto Jara.

El libro de Umberto Jara narra la historia de Abimael Guzmán desde su nacimiento hasta la primera acción terrorista de su sanguinaria agrupación. Los primeros años de su infancia transcurrieron en diversas ciudades del Perú, debido a que ninguno de sus progenitores quiso realmente acogerlo como hijo. La ausencia de sus padres no medró nunca en su rendimiento escolar, pues existe la prueba de que destacaba como estudiante. Sin embargo, siempre fue una persona reservada con sus emociones y ensimismada en sus propias reflexiones. Ya en su época como universitario, y luego como profesor de filosofía, enarbolaría su entrega al comunismo, teniendo al maoísmo como ideal a seguir e imitar, y a la guerra como un medio de lucha para el cambio.

Tanto sus cualidades para cautivar en las aulas como su disciplina férrea para desarrollar una revolución marxista, lo condujeron a recibir el apoyo de intelectuales y autoridades académicas que pensaban como él. Con el patrocinio del rector de la Universidad San Cristobal de Huamanga, Efraín Morote Best, Abimael inició el adoctrinamiento de ideas marxistas en la Facultad de Educación, centro elegido deliberadamente para realizar su trabajo proselitista con los futuros profesores, quienes se encargarían de repetir el mismo discurso en las escuelas de diversos pueblos y ciudades, sembrando así la semilla senderista.

El senderismo como tal no habría podido iniciar sus acciones si el destino no hubiera puesto en el camino de Abimael a Augusta Latorre, su futura esposa. Augusta era una mujer mucho menor que Abimael y con una apariencia que jamás hubiese hecho pensar que compartía las mismas ideas radicales, como tampoco imaginar que fuera una de las personas más despiadada del grupo sanguinario que se estaba gestando. A causa de la infertilidad de Augusta fue que ambos se vuelcan en lo absoluto a su cometido de fundar el Partido Comunista Peruano-Sendero Luminoso. Abimael sería el organizador del partido, mientras que Augusta, con el empuje de sus convicciones y su carácter de confrontación y agresivo, dirigiría los asesinatos y las operaciones destructivas de la agrupación senderista.

Por otro lado, el contexto histórico por el que atravesaba el Perú fue el más propicio para que las perturbadoras propuestas de esta pareja azuzaran los rencores y resentimientos de muchos peruanos. La revolución cubana, así como otros movimientos de izquierda en Latinoamérica, también respaldaron las motivaciones con las que Sendero Luminoso germinaba el odio y la lucha para derrumbar  la situación de servidumbre medieval de campesinos, pobres, desfavorecidos y excluidos.

Adhiriéndose a sus filas estudiantes, académicos y profesionales, Abimael y su esposa les inculcaron el radicalismo de sus acciones e ideas con habilidad, perseverancia y paciencia por 18 años, sin que ningún gobierno de turno los tomara en serio. Todo esto derivó en la construcción de un ejército revolucionario, con incontables seguidores en muchas regiones del país.

El aparato político de Abimael Guzmán, organizado con cuadros, bases y militancia, tenía como estrategia la ‘lucha armada’ y como eslogan ‘el pensamiento Gonzalo’, nombre de ‘batalla’ de su líder; con el cual los terroristas esperaban dar ese ‘gran salto adelante’ que continuaría con la saga Marx-Lenin-Mao en la versión que el líder senderista llama ‘la cuarta espada’. Así con un Estado despreocupado y un pueblo a la espera de justicia, se levantó en armas un movimiento terrorista, cuyos seguidores repetían los discursos trasnochados y mesiánicos de su líder sin la menor reflexión, y dirigido por unos fanáticos enajenados por la rabia, que iniciarían en el Perú una época de terror.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Abimael: el sendero del terror en Buenos Dias Playmobil.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: