De cómo vender en corto bonos hipotecarios basura

junio 12, 2017 § Deja un comentario

¿Hasta qué altura llega la codicia ?, Hasta que la deuda se convierte en un negociobabeltower1-400x191

Ningún mercado inmobiliario está a salvo de que las deudas de los propietarios y acreedores de éstas se conviertan en bonos hipotecarios basura, es decir bonos subprime. En los años previos a la crisis del 2008 en los Estados Unidos el sistema financiero inmobiliario deterioró sus estándares crediticios al punto que se llegó hasta hipotecas de interés variables con amortización negativa y opción de pago. Es decir, al comprador de una vivienda se le ofrecía la opción de no pagar nada en absoluto en los años de amortización y acumular cualquier interés más elevado sobre el saldo de la deuda.

Por su parte los gestores de fondo ideaban extensiones del crédito mediante nuevos instrumentos financieros. A la gente que no podía solventarse sus préstamos hipotecarios se les facilitaba instrumentos que, por un lado, deterioraban la evaluación de los créditos y, a la vez, aumentaban los volúmenes de crédito.

Pero la pregunta era quién compraría esas deudas rápidamente, ya que eran diminutas, difíciles de identificar e imposibles de ser tomadas prestadas para venderlas en corto. Tampoco existía manera de apostar contra éstas, ya que no había incertidumbre por el incumplimiento de pagos en el próspero mercado inmobiliario.

Unos años antes había aparecido la Permuta de Impago Crediticio, que no era si no una póliza de seguro en caso de que no se cumpliera el pago de una deuda, usualmente sobre un bono corporativo (como los bonos emitidos por Petroperú recientemente), caracterizados por ser pagos de primas semestrales y a plazo fijo. Es así que este instrumento se convertiría en la solución al problema del riesgo indefinido, y sería Michael Burry, un médico de profesión dedicado a gestionar fondos de inversión y uno de los primeros en reconocer la crisis de hipotecas subprime e invertir en seguros de impago, quien adaptó la permuta de impago crediticio como un instrumento más directo para apostar contra los préstamos hipotecarios basura. Aunque fuera un instrumento de especulación, era útil para la creación de un mercado de apuestas contra el incumplimiento de pagos; y lo que es más, los préstamos eran vendidos finalmente a otras empresas, como Goldman Sachs, que a su vez los empaquetaban en bonos hipotecarios basura para ser vendidos.

Dado el incremento de créditos sin contención de los préstamos hipotecarios, que alimentaba la creación de bonos hipotecarios basura, devino el mercado de apuestas colaterales sobre éstos, en el cual se podía vender en corto a través de las permutas de impago crediticio.

Información basada en el libro de Michael Lewis The Big Short: inside the doomsday machine.

Petroperú: 2000 millones en bonos

Nació un nuevo Chincheros

SEDAPAL

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo De cómo vender en corto bonos hipotecarios basura en Buenos Dias Playmobil.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: