Sueño del 07 de abril de 2015

abril 7, 2015 § Deja un comentario

The things people refuses are the things they should use Corner Stone

Era de noche, como siempre, e iba a casa del Flaco. Después de tocar la puerta de una casa oscura, de dos pisos y muy apartada de cualquier otra edificación, el mismos Flaco me abrió. Me saludó muy afablemente y me hizo pasar a su casa. Dentro la oscuridad se había filtrado por las ventanas sin cortinas. Subimos al segundo piso por unas escaleras de madera. La penumbra era la característica principal de aquel lugar pues arriba también gobernaba a las formas subyugándolas con la opacidad. Allí había un enorme salón con mesas y asientos de madera que tenían un estilo campestre, es decir, largas, gruesas y pesadas. En uno de los asientos tipo banca acolchonada con cojines verdes estaba sentada una chica a quién saludé. Por el silencio que se estableció entre los tres en aquel momento me saltó la impresión de que había interrumpido una conversación.

El Flaco, siempre sonriendo, me señaló que los otros chicos estaban en otro salón también grande como éste y justamente a lado del cual nos encontrábamos. Al mirar hacia el lugar que me señalaba el Flaco pude ver a unos chicos conversando alrededor de una mesa. Notaron mi presencia pero no me saludaron a la distancia como yo esperaba, pues mantuvieron su conversación como desentendiéndose de mi presencia. Antes de dirigirme hacia ellos le pregunté al Flaco si tenía cualquier cosa para fumar. Me dijo que podría haber algo entre las cajetillas de cigarros y cajitas de fósforos que se arrinconaban al final del mueble donde estaba sentada la chica. Entre abrir y rebuscar cajas con cenizas y paquetes de cigarros encontré rápidamente un pequeño cigarrillo casi por terminar. Me animé a encenderlo pero desistí luego de fallar en el primer intento. Me dirigí hacia los chicos cuando noté que los pasadores de mis botas estaban por desamarrarse. Ya no me encontraba en la casa del Flaco sino en la esquina de la avenida Las Artes con la calle Durero, en San Borja. Al ponerme en cuclillas vi cruzar hacia la esquina donde yo estaba a un niño con quien jugaba de pequeño y no veía desde hacía mucho tiempo. Le hice un gesto con la mano. Él se detuvo para saludarme. Noté que mi pantalón estaba un poco sucio. Mientras intentaba sacudirle la suciedad que mi pantalón tenía ésta iba achicándose en una mancha mojada y oscura. El niño se había convertido ahora en otro chico, un amigo a quien le decíamos Juan Carlitos, también del barrio. Recordé que habíamos estudiado en la misma universidad, y hasta quizás la misma carrera, por lo que le pregunté cómo le iba, dónde trabajaba. Me explicó que trabajaba en una empresa o consultora de temas de educación. Me pareció muy interesante. Quise preguntarle algunas cosas más pero como había terminado de amarrar los pasadores de mis botas y Juan Carlistos parecía inquieto por irse me despedí al momento. Cuando me dirigía calle abajo por la avenida Las Artes vi que se acercaban mis amigos que había visto en la casa del Flaco. Eran el Gallo, el Nuevo, la Máscara y uno que en este momento no recuerdo. Los saludé pero se mostraron bastante parcos e indiferentes conmigo. Les pregunté dónde se dirigían pero no me respondieron. Al ver a Máscare noté que su semblante era muy distinto. Le dije que se parecía mucho a Escrúpulos, otro amigo del barrio, pero no me hizo ningún caso. Dejé que se fueran. Recibí una llamada de mi hermana mayor diciéndome que tenía que ir a la casa porque mi papá se había puesto mal. Al llegar a mi casa todos estaban en la cocina. Había mucha agitación y movimiento, lo cual me quitaba la tranquilidad con la que pretendía enterarme de lo que estaba sucediendo. Vi a mi padre sentado en una silla de la cocina. Cuando le pregunté cómo estaba él se levantó de su sitio eufórico y algo enfadado para encararme con una pregunta que cuestionaba mi intromisión en sus asuntos. Le volví a hacer la pregunta de manera más clara resaltando mi intención de conocer su estado de salud. Me respondió que bien y se marcho con su auto hacia la calle.

Anuncios

Etiquetado:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Sueño del 07 de abril de 2015 en Buenos Dias Playmobil.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: