Sueño del 21 de enero de 2015

enero 21, 2015 § Deja un comentario

Había subido a un enorme y moderno avión. No como los que continúan volando por el mundo a desmedro de la actual tecnología que puede mejorar la velocidad, comodidad y estética de los mismos. No había muchos pasajeros. El avión estaba casi vacío. Me había sentado en el lado derecho, en la fila de tres asientos y, algo no frecuente hoy en día pero sí en mi niñez, a lado de la ventana. En el asiento que actualmente acostumbro sentarme por comodidad, ya que puedo estirar las piernas con posibilidades de que alguien tropiece o me golpee al pasar por el pasillo, se había sentado una mujer un poco mayor que yo, vestida formalmente como si fuera una ejecutiva, de cabellos lisos, negros y largos.

En medio no había nadie. Estábamos en silencio durante el despegue hasta que ella me preguntó por el agua que nos habían ofrecido en un pequeño recipiente de plástico tapado a presión con una delgada lámina de aluminio. Le dije que suele ser muy fresca y agradable el agua de esos recipientes. Ella me ofreció probarlo, a lo cual accedí abriendo el recipiente. Luego de probar el agua y confirmar lo que le había dicho continuamos conversando sobre el motivo de nuestro viaje.

Al parecer el avión hizo una escala en alguna ciudad muy pequeña. Era de noche, me encontraba en un bar de aquella ciudad extranjera, quizás de habla inglesa. Decidí tomar algo esperando a que sea la hora de dirigirme hacia el aeropuerto, puesto que me encontraba a algunos minutos caminando, cruzando unos edificios tras los cuales se podían ver la torre de control y las luces de los aviones que despegaban y llegaban. En el bar se me acercó un hombre que al principio se mostró bastante elocuente y hasta carismático, pero que luego fue perdiendo estas gracias porque volvió impertinente. Hablábamos abiertamente sobre diferentes temas hasta que empezamos a hablar acerca del consumo de marihuana. Al igual que yo él tenía una cierta cantidad de hierba, así que nos animamos a fumar un poco. Luego de hacerlo seguimos con nuestra charla. Me di cuenta de que ya se acercaba el momento de ir al aeropuerto. El hombre con el que hablaba también viajaba en el mismo vuelo que yo iba a hacer, por lo que me propuso ir juntos pero dentro de unos minutos. No quise ser descortés diciéndole que deseaba preocuparme sobre mi propio tiempo por lo que le dije que prefería ir con calma al aeropuerto. Fue en ese momento que empezó a ser inoportuna su presencia porque me porfiaba que habría tiempo para llegar sin problema. Para convencerme me ofreció un cigarrillo bastante pesado de marihuana. Pensé que solo lo fumaríamos para iniciar nuestro camino hacia el aeropuerto. Pero el hombre continúo con su charla interminable retrasando mi salida hacia la sala de embarque. En ese momento le dije que sería mejor apresurarnos. Pensé en tomar un taxi pero el hombre quiso convencerme en ir caminando. Mi paciencia se había agotado en ese momento porque sentía que estaba a punto de perder mi vuelo. Le devolví su cigarrillo muy colérico y empecé a correr. El hombre me dijo que me había regalado el cigarrillo, que lo podía llevar conmigo para fumárnoslo cuando lleguemos a nuestro destino. Le respondí que no iba a viajar llevando sus cosas. Él me dijo que tampoco podía llevarlo consigo y me preguntó si podía hacerlo por él. En ese momento pensé que todo había sido un engaño para que lo ayudara a pasar su marihuana. Estaba perdiendo tiempo y en mi sueño no podía correr con la fuerza y velocidad que necesitaba.

Interpretación

El avión simboliza la vida económica y su despegue es un cambio de dirección en la vida para salir de la monotonía o emprender un nuevo proyecto en la vida que resultaría exitoso.

Una mujer representa las nuevas situaciones, las cuales pueden ser encuentros y afectos. Al ofrecerme el agua está siendo generosa por lo que habrá alegría y felicidad en estas nuevas situaciones. Sus características físicas indican que compartiré la felicidad con alguien.

El tipo de agua que bebo demuestra que estoy en un buen estado de ánimo y que puedo relacionarme con personas que son muy bien educadas y refinadas como la mujer que viaja en el mismo vuelo. Gozo de las comodidades y privilegios que aquel viaje o nuevas condiciones de mi vida me ofrecen en compañía de una persona.

Etiquetado:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Sueño del 21 de enero de 2015 en Buenos Dias Playmobil.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: