El poder y el imperio II

agosto 19, 2014 § Deja un comentario

Guerra 30 añosLa revolución militar consistió en la difusión y mejora de las armas de fuego, cambiando por consiguiente las tácticas, logística y otros aspectos de la guerra. Los oficiales se especializaron para dirigir a las diferentes unidades militares. Las armas de fuego cambiaron su mecanismo de explosión para expulsar una bala: del mecanismo de mecha a la llave de pedernal. Para 1630 Suecia puso en praxis la Artillería de Campaña sumada a la infantería con mosquetes y caballería. Con esta nueva manera de hacer la guerra los suecos sacudieron a los Habsburgos en la Guerra de los 30 Años. La repercusión social que tuvo esta nueva forma más completa de luchar incrementó la demanda de alistamientos, especializaciones y desarrollo de conocimientos militares. Posteriormente los reclutamientos incluyeron a nativos, quienes recibieron un entrenamiento europeo y cuyas costumbres fueron respetadas para asegurar la lealtad. Las fortalezas cambiaron sus diseños para defenderse de las nuevas estrategias de asalto que atacaban con cañones.

La batalla de Plassey entre el británico Clive, con tal sólo 800 hombres, y el indio Sirj ud-Daula, con cincuenta mil hombres, fue excepcional. Luego de sobornar a algunos generales indios los británicos consiguieron alcanzar la victoria, mientras que la lealtad de las tropas británicas era lo que los diferenciaba de los otros ejércitos. Los indios intentaron adoptar el nuevo sistema militar europeo (mosquetes, artillería, caños y desertores europeos que entrenarana los indios) el cual se basaba en un sistema burocrático capaz de moverlo económica y socialmente. Algunos de los problemas a los que se enfrentaron fueron la incompetencia de los entrenadores militares, su sistema burocrático incipiente, producción de equipos militares de baja calidad y la mala relación entre los distintos gobernantes locales, comerciantes y guerreros, quienes no tenía la misma integración que la europea. Además de estos inconvenientes los ejércitos indios conservaban sus viejas costumbres al movilizarse a los campos de batalla con enormes expediciones, grandes equipajes, acompañantes, mujeres y lujos que obstaculizaban sus movimientos. De igual manera, los británicos también innovaron su ejército incorporando prácticas indias de reconocimiento con caballería y escaramuzas; e incluso fueron adoptando los hábitos impedientes que caracterizaban a los ejércitos indios.

En la segunda década del siglo XIX, los límites con Afganistán se establecieron por la imposibilidad de someter en un primer intento a los afganos, pues aunque el ejército británico era mucho más numeroso su mala planificación para adaptar a sus tropas en territorios distintos a los acostumbrados en la India, los hábitos adoptados en cuanto al transporte de elementos inútiles para la guerra y las malas políticas y tácticas, mostraron que los ingleses no eran invencibles. Fueron los sijs del Panyah quienes desafiaron por primera vez a los invasores europeos y se encargaron de romper su invencible reputación.

En 1830, los franceses invadieron Argelia con una superior potencia de fuego. Los argelinos intentaron Abdrecuperar Argel con tácticas guerrilleras. Uno de sus líderes, Abd al- Qadir, sin intereses de entrar en conflicto con los franceses, adquirió armamento militar con el que se convirtió en un enemigo muy poderoso según el general inglés Bugeaud. Frente a este riesgo Bugeaud mejoró las condiciones de salud y el estilo de vida de los soldados, así como la movilidad del ejército, e incorporó a un cuerpo de militares locales (zuavos y espahíes). El nuevo ejército tenía la flexibilidad para adaptarse a diferentes terrenos y circunstancias, así como desplazarse a más de cuarenta kilómetros diariamente en un período de cinco días. La nueva táctica consistía en arrasar todo a su paso para no dejar cimiento con el que puedan restablecerse los pueblos atacados. Esto requirió un gran número de soldados.

En el Cáucaso, los rusos conquistaron a los diversos pueblos de esta región. Pero en 1820 los musulmanes se unieron para conseguir su independencia. Al igual que los ingleses en Afganistán, los soldados rusos no estaban entrenados para enfrentar a otro ejército en condiciones que no les resultaran familiares; mientras que comparados con los franceses en Argelia, los rusos tuvieron que cambiar su táctica para ingresar a las zonas montañosas. Al final los rusos arrasaron con los pueblos hasta que consiguieron integrar el Cáucaso a su imperio en 1864.

En la India la ventaja de los europeos fue su organización, financiamiento, tácticas y habilidades más que sus equipos y armamentos. Pero en el África subsahariana, Afganistán, Argelia y el Cáucaso, los europeos se enfrentaron a las tácticas de los locales, las cuales obstaculizaron sus intenciones imperialistas. Estas sociedades menos organizadas resultaron más difíciles de superar para los invasores, pues sus miembros eran más resistentes a las adversidades y más duros para desistir y rendirse, ya que estaban acostumbrados a reponerse ante las derrotas, las inclemencias y circunstancias en las que vivían (nómades, flexibles a diversos terrenos y rápida adquisición de nuevas armas y tácticas).

Sin embargo el aumento del colonialismo en la mitad del siglo XIX pudo ser posible gracias a los nuevos medios que la revolución industrial puso a disposición de los imperialistas occidentales.

Capítulo V Imperialismo de las naves a vaporsteamboat2

Los imperialistas tuvieron un desarrollo tecnológico en tres campos: los buques a vapor, la medicina y el armamento, los cuales les permitió tener un mayor control sobre la naturaleza, consiguiendo así una mayor supremacía sobre los demás pueblos, ya que el poder sobre los pueblos requería poder sobre la naturaleza.

Navegación a vapor

Con la revolución industrial los avances en las máquinas a vapor se aplicaron a los barcos. En Estados Unidos (EE.UU.) la cantidad de exploradores y aventureros demandaba mejores y más rápidos medios de transporte en los ríos dentro del continente Norteamericano. En 1816 Henry Shreve construyó un vapor que recorrió los ríos Misisipi y Ohio desde Nueva Orleans hasta Louisville en 25 días, mientras que una canoa tardaría varios meses. Esta nave estableció las pautas para las embarcaciones que recorrerían el Misisipi, contribuyendo a su vez en la industrialización del país masificando el uso del carbón obtenido de la tala de bosques en un promedio de 200Km2 por día.

La llegada de barcos a distintas ciudades rivereñas significó la conexión de vías fluviales entre aquellas para intercambiar productos, incrementado sus tamaños al revolucionarse política, económica y demográficamente. EE.UU. pasó de ser un país atlántico a uno continental al expandirse territorialmente hacia el Oeste, en donde los colonos se enfrentaron a los nativos, a quienes despojaron de sus tierras haciendo uso de una tecnología más avanzada (armas y buques de vapor). Misuri, Misisipi y Ohio quedaron abiertas al tráfico fluvial en vapor tanto dentro del joven país como hasta China, impulsando el comercio desde Cantón hasta Columbia.

Vapor en Asia Meridional

MadrasArmyEastIndiaCompanyPara los europeos los barcos a vapor fueron un medio de transporte suplementario en la Asia Meridional. Sin embargo, a inicios del siglo XIX, la East Indian Company ‘inauguró un tipo de guerra: la fluvial’. Al igual que en Estados Unidos, las naves a vapor eran usadas solo como transporte en Asia. Posteriormente fueron armados con cañones. Con el control del Indostán se desarrolló mejor la comunicación británica en la región. En los lugares no conquistados, con acceso al subcontinente vía fluvial, no se sentía la presencia de los barcos a vapor. Sin embargo, el incremento comercial entre Inglaterra y el Oriente demandaba una mayor oferta de transportes. En Calcuta aparecen los primeros emprendedores que buscaban un financiamiento para la ruta trasatlántica. Pero ningún barco podía carga suficiente combustible para el largo trayecto. Hubiera sido necesario que colocaran depósitos de carbón para el abastecimiento de los barcos a vapor durante el trayecto, costo que hacía inviable la empresa. Las presiones de los comerciantes provocaron la abolición de la compañía y su monopolio, por lo que el gobierno británico comenzó a tomar las decisiones al respecto.

La ruta del Éufrates

Frente a la amenaza rusa de expandir sus territorios sobre el norte del actual Irak, los británicos decidieron probar una ruta alternativa que recorriera el Eufrates. Al igual que los rusos, los británicos justificaron dicha empresa con la necesidad geopolítica, clara excusa para conquistar las tierras que separaban a Gran Bretaña de Rusia, un grupo de representante de la Cámara de los Comunes viajó a aquella región medio oriental para estudiar las posibilidades de abrir una ruta con la actual tecnología de los barcos a vapor de hierro. Aunque esta tecnología había sido probada en otros lugares del mundo, el almirantazgo británico era receloso de navegar y comprar este tipo de naves. De igual manera se aprobó una expedición que llevaría dos barcos a vapor desarmados, abastecidos con caballos, cañones, mosquetes y hombres, hasta Siria para luego ser transportados por el desierto hasta el alto Éufrates. La expedición no logró los objetivos esperados, pues tardaron más de quince meses en llegar al golfo Pérsico, ya que en el río abundaban los bancos de arenas, remolinos y escollo, lo que es más, uno de los barcos se hundió con casi toda su tripulación. A pesar de que este experimento demostró que la ruta por el Mar Rojo era mejor que la del Éufrates, también se pudo poner a prueba los rápidos avances de la nueva tecnología al comprobarse que se podía navegar con barcos a vapor el Éufrates y el Tigris creando una vía comercial y estratégica británica en Mesopotamia, aunque con muchos inconvenientes.

La ruta del mar rojo

Gran Bretaña se apoderó de todas las zonas que atravesaban el recorrido desde la India y Birmania hasta el mediterráneo, impulsados, al igual que los euroamericanos del medio Oeste y más allá, por sus interés comerciales.

Inglaterra y China: la guerra del opio.

Ante la negativa china de comprar productos británicos, considerados inservibles para los orientales, El Reino Unido encontró en el opio un elemento para comercializar en China, primero de manera clandestina, y luego, tras enfrentarse a China, imponiendo el libre comercio (en sus propios términos) al resto del mundo. Empresarios más agresivos no dispuestos a someterse a las condiciones chinas y estimulados con la aparición de los barcos a vapor se prepararon para defender sus intereses comerciales. ‘La engreída arrogancia del Celeste Imperio había encontrado un rival a su altura en la engreída arrogancia de la Dueña de los Mares’. Los encuentros bélicos ocurrieron en los ríos a lo largo de las costas, con navíos británicos muy bien adaptados tecnológicamente, al utilizar cañoneras de hierro, los cuales marcarían la diferencia en el combate.

Anuncios

Etiquetado:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El poder y el imperio II en Buenos Dias Playmobil.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: