Tecnología en el poder y el imperio

julio 23, 2014 § Deja un comentario

El poder y el ImperioEn el libro El Poder y el Imperio de Daniel Headrick se explica cómo los cambios tecnológicos influyeron en los desenlaces bélicos que enfrentaron los conquistadores, exploradores y mercantes europeos contra los pueblos y naciones que poseían los recursos más valiosos en los últimos 500 años alrededor del mundo.

Capítulo I Exploraciones

Cuando en la Europa del siglo XV se inició la búsqueda de nuevas rutas comerciales alternas a la que atravesaba el Medio Oriente, diversas naciones (siendo Portugal la pionera) impulsaron el desarrollo de embarcaciones comerciales y militares más sofisticadas que pudieran surcar los nuevos mares descubiertos con más eficiencia en las condiciones climáticas y marítimas que los vientos, las mareas y las corrientes imponían en los distintos océanos y temporadas.

Capítulo II En el Océano Índico

Portugal mantuvo un política no imperialista hasta 1509, cuando Afonso de Albuquerque sucedió a Almeida y decidió cambiar la política, básicamente comercial y religiosa, por una de carácter imperial en el océano Índico. En el siglo XVI el Imperio Otomano, luego de batallar contra las potencias europeas por el control del comercio en el Mediterráneo, consolidó su expansión marítima alcanzando las costas occidentales, incluyendo a Rodas, Venecia y los estados Bálticos.

Ambos imperios se enfrentaron sucediéndose el control de puertos y puntos estratégicos para el comercio a lo largo del Mar Rojo. Fue a partir de la primera mitad del siglo XVI que la Armada Portuguesa se impuso a sus enemigos musulmanes. A pesar de que ambas escuadras dominaban en sus mares y manejaban la artillería, diversos factores favorecieron u obstaculizaron sus fuerzas (los costes de construcción de las embarcaciones de los Otomanos, por ejemplo). La tecnología bélica que disponía cada rival para navegar era adecuada tanto para lo que era destinada  como para el lugar en donde era utilizada, considerando el tiempo de viaje, maniobrabilidad, remeros, vientos, formas de las velas, tripulación, alimentos, artillería, profundidad del mar, calado de la embarcación, etc. Cuando atacaban a las naves enemigas en aguas con las que no estaban familiarizados, los factores de los que dependían, como el funcionamiento y la eficiencia de sus embarcaciones, podían provocar contingencias inesperadas. Aunque entre rivales y enemigos se copiaban la tecnología ninguna flota logró adecuarla mejor que la otra a los lugares en los que se enfrentaban, equilibrando así el combate.

Algunos piratas, como el turco Sefer Reis, aprendieron a atacar a los portugueses en aguas poco profundas cerca de las costas del mar Rojo y el sureste africano para luego escapar contra el viento utilizando sus remos, avitando así ser perseguidos.

El imperio marítimo de los europeos se apoyaba en bases navales y puestos de intercambio en lugares costeros del Índico que pertenecían a ciudades-estados independientes o débilmente vinculados a los imperios terrestres, lo cual permitió a los imperios terrestres mantener alejados a los europeos de los puertos que controlaban. Políticamente el equilibrio de poder en las costas estaba balanceado por la presencia fuerte o débil de los imperios terrestres; sin embargo en el mar, es decir geográficamente, los europeos dominaban en altamar gracias a sus barcos fuertemente armados (carracas y galeones), mientras que los locales controlaban con sus galeras y juncos rápidos y ligeros las aguas costeras y poco profundas.

Capítulo III En América

Además de las motivaciones, los objetivos y personalidad de los conquistadores del Nuevo Mundo, otros factores como el clima, los animales y las armaras, sirven para explicar los resultados de las acciones de estos personajes de la historia colonial en América.

Las enfermedades que vinieron con los conquistadores pudieron propagarse gracias al entorno natural. Aunque en el Nuevo Mundo ya existían algunas de las enfermedades provenientes de Europa y Asia, como la hepatitis, la tuberculosis y la sífilis, hubo una baja frecuencia de epidemias a pesar de la alta densidad poblacional de aquellas civilizaciones debido a que los amerindios tenían pocos animales domésticos, o no convivían cercanamente con éstos.

Entre los animales que trajeron los europeos destacó el caballo, el cual intimidaba a los nativos. En cuanto a las armas, los europeos poseían mejores equipos que los locales. Armamentos con características más letales para el combate. Por ejemplo, podía lanzar proyectiles a distancias superiores.

La diversidad genética del Nuevo Mundo era menor a la europea, por lo que el sistema inmunológico de los primeros era muy homogéneo, de tal forma que las bacterias y los virus no tenían tanta posibilidad de mutar dentro de un corto rango de distintos sistemas inmunitarios. Sin embargo, la viruela, entre otras enfermedades que vinieron con los europeos, fue el asesino de los indios.

Los españoles conquistaron a los aztecas e Incas con sus caballos, espadas, armaduras, barcos, armas de fuego y, principalmente, sus gérmenes. Sus conquistas no pudieron expandirse a las zonas más australes y selváticas, en donde habitaban pueblos menos organizados y más pequeños. En el poema ‘La Araucana’, su autor, Ercilla y Zúñiga, retrata el endeble poder que los caballos daban a los europeos en el Nuevo Mundo. Al enfrentar a los españoles los mapuches capturaban tantos caballos como armas que empezaron a emplear en las batallas con más destreza que sus enemigos. La adquisición de nuevo armamento de guerra implicó cambios tácticos en las luchas.

La pampa o ‘llanura’ en la actual Argentina era un ambiente ideal para los caballos, con sus vastas tierras de pasto similares a las estepas de Asia central donde se originaron. Los caballos transformaron la vida de los indios de las praderas norteamericanas como lo hicieron con los mapuches y los indios de las pampas. Algunos indios, además de convertirse en guerreros a caballo, abandonaron la agricultura y se dedicaron a cazar. Podían trasladarse por largas distancias con rapidez y transportar objetos con ellos. El comercio y la guerra entre indios entró en un proceso simbiótico entorno a la posesión de caballos. Con la ayuda de los caballos los amerindios resistieron largamente a los euroamericanos, quienes a pesar de utilizar armas de fuego tenían una eficacia de ataque menor que la de los indios cabalgando.

Por otro lado, al incrementarse el contacto entre las tribus amerindias gracias a los viajes realizados a caballo, pues en el pasado sin la ayuda de este animal permanecían aisladas por mucho tiempo, también aumentó la intensidad de las epidemias a escala continental.

El imperialismo europeo en América, en comparación con el que hicieron en África y el sureste de Asia de tipo político y económico, fue ecológico. El clima, el costo de mano de obra, el tipo de producción y las enfermedades determinaron la transformación demográfica en el Caribe. En algunos conflictos las enfermedades redujeron a los vencedores devolviendo el control de las islas a los primeros colonos o a los rebeldes. Ya a finales del siglo XVIII se daría un avance en la vacuna contra la viruela.

Capítulo IV Límites del Imperialismo

Los límites del viejo imperialismo europeo a principios de la era moderna fueron marcados por las enfermedades parasitarias e infectocontagiosas como la fiebre amarilla, el sarampión y la malaria. Estas enfermedades obstaculizaban el avance de las invasiones y no solamente atacaban a los seres humanos sino también a los animales que no eran inmunes a los virus. Con la muerte de sus animales de carga los conquistadores en el África por ejemplo tenían que cargar sus propios pertrechos, lo que restringía su movilidad. Los equipos y armamentos de guerra en muchos casos eran inadecuados para combatir, dada las condiciones en las que se encontraban y contra el objetivo contra el que se enfrentaban, el cual era capturar hombres para venderlos como esclavos.

En África, fueron las enfermedades las que impidieron el avance colonizador europeo. A diferencia de este continente, en la India las enfermedades atacaban no sólo a los europeos sino que también a los nativos. Para entender la historia bélica en esta región es necesario atender los aspectos políticos y socioculturales de la tecnología.

Primero, entre los siglos XVII y XVIII el imperio Mongol permitió la presencia de buques y enclaves europeos en las costas con el objetivo de aportar al comercio y a la pacificación de la zona. Se entablaron relaciones comerciales para evitar las pretensiones territoriales de los europeos. Cuando el imperio empezó a fraccionarse los europeos empezaron a entrometerce en los asuntos de los indios, es decir, fueron inmiscuyendo sus actividades a los intereses de los territorios.

El arte de la guerra en la India consistía en el uso de caballería, cañones pesados, campesinos mal armados y preparados, quienes eran más leales a su terrateniente que al príncipe por quien peleaban. Por tanto los ejércitos indios eran mesnadas de guerreros individuales vinculados a sus jefes cercanos.

En los aspectos socioculturales, a los europeos los favorecieron las tácticas intimidatorias que exhibían ante los ejércitos pequeños y los sobornos que ofrecían a príncipes y señores para ganar su ayuda en las guerras. Cuando los europeos intervinieron en los asuntos de los indios terminaron por tomar el control gracias a sus estrategias, el apoyo de la Royal Navy, los recursos invertidos y la revolución militar.

Etiquetado:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Tecnología en el poder y el imperio en Buenos Dias Playmobil.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: