Bukowski y algunos malditos

abril 30, 2012 § Deja un comentario

Ellos vagan malditos sin más que la soledad de la calle ni el calor de una madre

vagabundo 004Se echó sobre mi de repente. Sentí un destello de luz cegadora y un golpe tan fuerte que, en realidad , no lo sentí. Estaba en el suelo. Me levanté.

-Más vale que me mates- le dije –, porque sino, cuando yo sea suficiente mayor te mataré!

(Hijo de Satanás)

McDuff no era feliz ni desgraciado. Una vez se puso nervioso un instante, pareció que algo le preocupaba y durante unas decimas de segundo el terror se reflejó en sus ojos. Luego aquello pasó, rápidamente…, como una mosca que se hubiera posado… y luego saliese disparada hacia tierras más prometedoras.

(La vida de un vagabundo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Bukowski y algunos malditos en Buenos Dias Playmobil.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: