Obrero Redentor

septiembre 4, 2008 § Deja un comentario


¡Obrero, salvador, redentor nuestro,
perdónanos, hermanos, nuestras deudas!
Como dice un tambor al redoblar, en sus adagios:
qué jamás tan efímero, tu espalda!
qué siempre tan cambiante, tu perfil!

 

Empieza este blog con un fragmento del poema Himno a los voluntarios de la República del vate universal César Vallejo, aludiendo a lo imprescindible que han resultado los trabajadores manuales e intelectuales en la creación de nuestro mundo. Y es que queremos entender por obrero no sólo a aquel ser humano que emplea la fuerza corporal más que la intelectual, si no incluso a quien ha contribuido con ideas, creatividad e imaginación en el desarrollo de la humanidad. Pues, por un lado, no es acaso cierto que los trabajadores manuales también están haciendo uso de su intelecto como por ejemplo cuando un albañil levanta las paderes de una casa siguiendo sus conocimientos técnicos de construcción; o cuando el operario reconoce en un ruido el deteriro de la pieza de una máquina que necesita ser reemplazada. Por otro lado, es innegable el aporte de los intelectuales (cuyo desgaste mental repercute en el físico) en la creación y acumulación del conocimiento humano que recircula interminablemente a través de la innovación de los medios de producción y comunicación, cuyos resultados se reflejan en las obras de los trabajadores manuales e intelectuales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Obrero Redentor en Buenos Dias Playmobil.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: